Make your own free website on Tripod.com
Poesía clásica, moderna y contemporánea

 

Publio VIRGILIO Marón
70-19 a.C., romano


Silva a la rosa (fragmento)


De los tiempos del año era el verano,
el de Mantua cantó en su dulce lira,
y el día alegre a rayos, en que gira
esmalta nubes con que sale ufano;
el austro templa, porque suave aliente,
y así con blanco diente
muerde la flor, que aún tierna no se esquiva
si aún solicita alientos más lasciva,
cuando abreviando sombras el aurora
precede bella a la carroza ardiente,
y en luces de esplendor en luz canora
despierta el sol, madrúgale a su oriente.

Entonces, dice en dulce melodía
aqueste cisne, el campo discurría
y cuando en sendas deste sitio ameno
buscaba abrigo en esa adulta llama
del sol, que salamandra ya se inflama,
vi entre su vasto seno
en la grama prender blanco rocío,
que a breve globo aprisionaba el frío,
y en su lacio verdor me parecía
lágrimas que lloró la noche fría,
si a esotras hierbas en sus cimas bellas
corona de cristal, de nieve estrellas,
siendo a sus tiernos tallos por vistosas,
sartas de perlas, perlas generosas,
que en nácares celestes engendradas,
del cielo al prado fueron feriadas.


De: Revista Norte 425/6
Enero-Abril 2002

 


ARTHUR RIMBAUD
(1854 - 1891)


Los Cuervos

Señor, cuando se hielan
los prados; cuando en las aldeas asoladas
se han callado los ángelus…
sobre la naturaleza defoliada
haz que desciendan de los cielos
los deliciosos, los queridos cuervos.

Extraño ejército de severos gritos,
los vientos fríos atacan vuestros nidos.
A lo largo de los ríos amarillos,
en los caminos de los viejos
calvarios, en las fosas y trincheras,
¡dispersáos!,¡juntáos!

Por millares, en los campos de Francia,
donde duermen los muertos
de antes de ayer, ¡dad vueltas y más vueltas
en el invierno para que recapacite todo transeúnte!
¡Sé, pues, el pregonero del deber,
oh, nuestro fúnebre pájaro negro!

Pero, santos del cielo en las alturas de los robles
(perdidos mástiles en la noche encantada),
dejad los ruiseñores de mayo para aquellos
que, en el fondo del bosque y en la hierba
de donde no se puede huir, ha encadenado
la derrota prevista.

 

 

Noche del Infierno (fragmento)

He engullido un estupendo trago de veneno. - ¡Sea tres veces bendito el consejoque me ha llegado! - Las entrañas me arden.
La violencia del veneno retuerce mis miembros, me vuelve deforme,
me abate.. Muero de sed, me ahogo, no puedo gritar. ¡Es el
infierno, el castigo eterno! ¡Ved cómo el fuego vuelve a levantarse!
Ardo como es debido. ¡Vamos, demonio!

Las alucinaciones son innumerables. Es lo que siempre he tenido:
no más fe en la historia, el olvido de los principios. Me callaré:
poetas y visionarios tendrían envidia. Soy mil veces el más rico,
seamos avaros como el mar.


Traducción: Ángel Castro

 

 

EZRA POUND
(1885-1972) USA

Sestina: Altaforte (fragmentos)

I

¡Maldita sea! Todo nuestro sur hiede a paz.
Tú, Papiol, hijo de puta, ¡acércate! ¡Quiero música!
No hay vida para mí si las espadas no chocan.
Pero,¡ah!, cuando veo los estandartes de oro, vero y púrpura combatiendo,
y los vastos campos bajo ellos tornarse carmesí,
entonces aúllo, con mi corazón enloquecido de júbilo.

II

En el tórrido verano voy ardiendo de júbilo
cuando las tormentas devastan la tierra y su estúpida paz;
y cuando los relámpagos, en el cielo sombrío, fulguran carmesí
mientras los truenos con furia rugen su música
y los vientos ululan a través de las nubes, combatiendo,
y a través de todas las hendiduras del cielo
resuenan las espadas de Dios cuando chocan.

III

¡Quiera el infierno que escuchemos otra vez las espadas cuando chocan!
¡Y los estridentes relinchos de los corceles en la batalla, su júbilo,
pecho contra pecho, combatiendo!
¡Es mejor una hora de lucha que todo un año de paz
con opulentos festines, alcahuetas, vino y delicada música!
¡Bah!, no hay mejor vino que la sangre carmesí.

V

El hombre que teme luchar y se agazapa, no combatiendo
al oir el llamado a la guerra, no tiene sangre carmesí.
Sólo sabe pudrirse en su lánguida paz,
lejos de donde impera el valor y las espadas chocan.
¡Oh! La muerte de esos perros es mi júbilo,
sí, yo que lleno todo el aire con mi música.

Trad.: Armando Roa Vial. De: Prisma: Universidad de Chile.

 

In a Station of the Metro

The apparition of these faces
in the crowd:
Petals on a wet, black bough.

En una estación de Metro

La aparición de esos rostros
en la multitud:
Pétalos sobre una mojada,
negra rama.

Traducción: Ulises Varsovia

 

PABLO NERUDA
(1904-1973) Chile

No hay olvido (Sonata)

Si me preguntáis en dónde he estado
debo decir: Sucede.
Debo de hablar del suelo que oscurecen las piedras,
del río que durando se destruye.
No sé sino las cosas que los pájaros pierden,
el mar dejado atrás o mi hermana llorando.

¿Por qué tantas regiones, por qué un día
se junta con un día? ¿Por qué una negra noche
se acumula en la boca? ¿ Por qué muertos?

Si me preguntáis de dónde vengo,
tengo que conversar con cosas rotas,
con utensilios demasiado amargos,
con grandes bestias a menudo podridas
y con mi acongojado corazón.

No son recuerdos los que se han cruzado,
ni es la paloma amarillenta que duerme en el olvido,
sino caras con lágrimas,
dedos en la garganta,
y lo que se desploma de las hojas:
la oscuridad de un día transcurrido,
de un día alimentado con nuestra triste sangre.

He aquí violetas, golondrinas,
todo cuanto nos gusta y aparece
en las dulces tarjetas de larga cola
por donde se pasean el tiempo y la dulzura.

Pero no penetremos más allá de esos dientes,
no mordamos las cáscaras que el silencio acumula,
porque no sé qué contestar:
hay tantos muertos,
y tantos malecones que el sol rojo partía,
y tantas cabezas que golpean los buques,
y tantas manos que han encerrado besos,
y tantas cosas que quiero olvidar.

De: Residencias en la Tierra.

 

NICANOR PARRA

(1914) Chile

 

Manifiesto (fragmento)

Señoras y señores
Esta es nuestra última palabra,
-Nuestra primera y última palabra-
Los poetas bajaron del Olimpo.
Para nuestros mayores
la poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.
A diferencia de nuestros mayores
-Y esto lo digo con todo respeto-
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.
Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.
Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.
Este es nuestro mensaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.
Todos estos señores
-Y esto lo digo con mucho respeto-
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosostros no:
El pensamiento no nace en la boca
Nace en el corazón del corazón.
Nosotros repudiamos
La poesía de gafas oscuras
La poesía de capa y espada
La poesía de sombrero alón.
Propiciamos en cambio
La poesía a ojo desnudo
La poesía a pecho descubierto
La poesía a cabeza desnuda.

De: Poemas y Antipoemas